Impacto del COVID-19 en las cadenas productivas del turismo.

La pandemia del COVID-19 y las obligadas medidas dirigidas a su contención y mitigación están ocasionando impactos negativos en el turismo y consecuentemente en las cadenas productivas relacionadas con el mismo, causando cuantiosas pérdidas para cada uno de los eslabones que forman la proveeduría.

El panorama que enfrenta la economía y en particular el sector turismo es muy negativo y las pérdidas han sido cuantiosas como lo demuestran diversas estimaciones de las mismas. Entre las más importantes están las realizadas por la Organización Mundial del Turismo (OMT), el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC) y la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), que se presentan a continuación:

Organización Mundial de Turismo (OMT)

  • Entre 850 y 1,100 millones de turistas internacionales menos respecto a 2019.
  • Entre 910 mil millones y 1.2 billones de dólares menos en ingresos por turismo.
  • Entre 100 y 120 millones de puestos de trabajo en empleo directo del turismo, con riesgo de perderse.

Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC)

  • Pérdida de 100.8 millones de empleos en 2020.
  • Pérdida proyectada del PIB de viajes y turismo de $ 2.7 billones de dólares en 2020.
  • Pérdida de un millón de empleos cada día en el sector de Viajes y Turismo. debido al efecto radical de la pandemia de coronavirus.

Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA)

  • Ante la caída de la demanda de pasajeros, más de 314 mil millones de dólares las pérdidas de las aerolíneas por la crisis.
  • Hasta 25 millones de empleos menos en la industria de la aviación.

El turismo para México

En México el impacto ha alcanzado cifras significativas al tener destinos turísticos que muestran tasas de ocupación hotelera de un dígito, cierre de atractivos turísticos, restaurantes y bares cerrados y una economía en franca recesión. Durante el periodo enero- abril la llegada de turistas internacionales disminuyó -24.4%, lo que reresenta casi 3.6 millones de turista menos, respecto al mismo período del año anterior. Medido en ingresos, el impacto de la epidemia asciende a casi tres mil millones de dólares menos, que representa una caída de -32.7%.

Estas pérdidas aumentarán en los próximos meses, ya que la llegada de turistas se ha desplomado. En abril llegaron 777 mil turistas (la mayoría de los cuales, 680 mil son turistas fronterizos), que es una disminución de -78.5% respecto a abril del año pasado y para el turismo por vía aérea la caída fue de -98.1%. En ese mismo mes, los ingresos se redujeron en -93.7% y ascendieron a apenas 131 millones de dólares, cuando un año antes superaron los dos mil millones de dólares.

El impacto sobre las cadenas productivas se puede ejemplificar con los datos de la Cuenta Satélite del Turismo que elabora el INEGI. En 2018 el valor bruto total de la producción turística fue de 2.5 billones de pesos a precios de 2013.  El valor agregado bruto, esto es el PIB Turístico fue de 1.5 billones de pesos y el consumo intermedio del sector fue de 976 mil millones de pesos. La cifra de consumo intermedio es el valor de la  proveeduría que se requiere para producir los bienes y servicios finales que demandan los turistas. La cifra no es menor ya que representa más de 1.3 billones de pesos a precios del  primer trimestre de 2020.

Son 32 las actividades características del turismo y 85 las actividades conexas al turismo, que abarcan una amplia gama de bienes y servicios demandados por los turistas, para cuya producción se requiere una sólida y variada proveeduría.

Las actividades con mayor participación en el PIB turístico son los servicios de alojamiento temporal con el 28.1%; el transporte de pasajeros con 18.8%; los servicios de restaurantes, bares y centros nocturnos con 15.2%; y diversos bienes y artesanías con el 11.7%.  De cada una de estas actividades se deriva una demanda por una gran cantidad de bienes y servicios muy diversos, que se vinculan para formar la cadena de proveedores, que representa un mayor grado de actividad económica para un país o región, que está relacionado de forma indirecta con el turismo.

Así, de acuerdo con el Banco Mundial, una cadena de suministro o productiva “es un sistema de recursos, organizaciones, personas, tecnologías, actividades e información involucrados en el acto de transportar bienes del productor al consumidor y usuario”.

Queda de manifiesto que la afectación potencial que la epidemia de COVID-19 puede causar a las cadenas productivas relacionadas con el turismo es enorme; un ejemplo de ello lo observamos en dos ramas de actividad muy vinculadas al turismo: la rama “721.- Servicios de Alojamiento Temporal” y la rama “722.- Servicios de Preparación de Alimentos y Bebidas”, cada una de ellas adquiere bienes y servicios de múltiples ramas de la economía, para poder producir la oferta de servicios a los turistas.

Como se observa en los cuadros anteriores, los Servicios de Alojamiento Temporal en 2018 tuvieron una producción total de 232 mil millones de pesos, pero realizaron compras de  bienes y servicios de muchas ramas por 70.2 mil millones de pesos (que es su consumo intermedio o proveeduría), dando un valor agregado o PIB de 161.8 mil millones de pesos.

Entre ellas sobresalen las ramas económicas como los Servicios de Apoyo a los Negocios; la Industria Química, la Generación de Electricidad; el Comercio al por Mayor de Alimentos y Bebidas; los Servicios Corporativos;  los Servicios Profesionales; los Servicios Financieros, los Trabajos Especializados para la Construcción; los Servicios Inmobiliarios; el Suministro de Gas y Agua; los Equipo de Cómputo y Comunicaciones; la Fabricación de Productos Textiles; la Industria del Papel; la Fabricación de Equipo de Transporte; la Industria de Bebidas; las Telecomunicaciones; la Industria del Plástico y muchas otras ramas de actividad económica que producen una amplia gama de productos y servicios que requiere la industria hotelera y de alojamiento para producir la oferta de servicios para los turistas.

Por otra parte, los servicios de preparación de alimentos y bebidas cuya producción total es de 294.2 mil millones de pesos, con un consumo intermedio de bienes y servicios por 109.9 mil millones de pesos, para un valor agregado o PIB de 184.3 mil millones de pesos de 2013.

Las principales ramas económicas proveedoras para los servicios de preparación de alimentos y bebidas son la Industria Alimentaria; los Servicios de Apoyo a los Negocios; la Industria de Bebidas; el Comercio de Abarrotes, Alimentos y Bebidas; la Industria del Plástico; la Agricultura; los Servicios Profesionales; la Industria Química; la Industria del Papel; los Servicios Artísticos y Culturales; y una gran variedad adicional de ramas productoras de bienes y servicios que apoyan a la industria restaurantes, cafeterías y bares.

Lo anterior pone de manifiesto que una afectación al turismo, no solo impacta los ingresos de las actividades que en forma directa atienden a los turistas, sino que la afectación es mucho mayor por la relación que existe con las empresas que forman parte de las cadenas productivas. Por ello la pandemia de coronavirus también está causando severos daño a la economía, a través de las cadenas productivas ligadas al turismo.

La pandemia generada por el COVID-19  ha roto las cadenas productivas y las ha dejado inactivas en buena medida. Una vez que concluya el confinamiento ocasionado por el coronavirus será necesario reactivar el turismo y atender también las necesidades y problemas de sus cadenas productivas.

El mundo se prepara para abrir al turismo diversas ciudades, para este propósito varios organismos internacionales han propuesto principios o protocolos de apertura, para hacerlo responsablemente y evitar nuevos y mayores contagios. Asimismo, cada país, estado y localidad tendrán que emitir y seguir los protocolos que les permitan una apertura responsable y segura para las personas de cada localidad y los turistas que los visitan.

Es importante que los protocolos se apliquen no solo a las empresas que atienden de forma directa a los turistas, sino que se extiendan a todos los eslabones de la cadena productiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *